jueves, 27 de noviembre de 2014

Adrián en un reportaje para la revista TENMAG - Edición diciembre

¡Hola de nuevo!

Os traigo un reportaje nuevo realizado para la revista TENMAG blog, en la que el protagonista es Adrián. Más abajo os añado las imágenes junto con la entrevista completa de dicho reportaje ;)

Ya podéis adquirirla en vuestra tienda más cerca o también, en la versión digital para dispositivos iOs o para dispositivos Android.

-Podéis leerlo también en la página oficial de la revista, pinchando AQUÍ-

Os dejo las imágenes que han ido compartiendo de dicha sesión, realizada por María de Miguel Altisent, y el texto de Laura Martín.

-ENTREVISTA-

En 2003 empezaste a dar clases de técnica vocal y lírica aunque finalmente eres más conocido por tu trayectoria televisiva y cinematográfica. ¿Te hubiera gustado dedicar tu vida profesional más al mundo de la música?

Hoy por hoy lo descarto. Lo veo más complicado. El mundo de la música es muy difícil, hace años que es así. Quería enfocar mi carrera a la música desde que vi por primera vez el musical de Queen, porque vi que un musical cubría las tres disciplinas: el canto, el baile y la interpretación.


¿Y así es cómo te veías tú de niño?

No, no. Con 17 años se me despertó ese duende. Yo estudié electrónica y no sabía por dónde iba a ir mi vida. Mi plan de futuro era ser antenista o arreglar datáfonos. También influyó cuando vi Operación Triunfo, pensé: “Anda…¿Y yo puedo cantar?” Empecé a probar y me gustó.


Hemos visto en tu Instagram que subes cortos de humor en algunos rodajes. ¿Has pensado en invertir los papeles y ser tú el que escriba los guiones?

Uf… lo veo muy complicado porque lo respeto. No me veo capaz de ponerme en esa piel. Sería una falta de respeto ponerme en esa profesión cuando todavía ni mi profesión la he empezado. Cuando me pongo al lado de personas de la talla de Pepe Sacristán no puedo decir que yo soy actor.


Pero imagínate que te enfrascas en ese reto. Cuéntanos cómo sería el guión de tu película.

Sería el guión de mi vida. Estaría un poco basado en lo complicado que es la vida de un adolescente en un barrio difícil. En cómo se puede salir adelante y cumplir al final un sueño.


En otro tiempo fuiste Tuli, en el musical Más de Cien Mentiras, en torno a la figura del maestro Joaquín Sabina. Pongamos que tienes que elegir un tema de él, ¿con cuál te quedas?

Tan joven y tan viejo. En ese momento mi personaje estaba arriba esperando y me encantaba cómo lo cantaba Juan Carlos Di Pace. Quería cantar esta canción algún día.


Has sido Colate, Mario y Panchi en el musical Hoy No Me Puedo Levantar. ¿Qué te queda de aquellos maravillosos años de La Movida Madrileña?

De La Movida no porque yo no la viví, pero del musical todo. No fue mi trampolín pero sí mi mili donde aprendí para este oficio. Aquí aprendí lo que se tiene y lo que no se tiene que hacer encima de un escenario en mil doscientas funciones que hice en esa época.

Ahora eres Pedro Infantes, el recadero de Galerías Velvet, serie ambientada en los años 60, ¿qué es lo que más destacas de trabajar en una historia de época?
Pensar, vivir, tocar y besar como se hacía en esa época. Ni a mis padres les puedo preguntar estas cosas, ya que tampoco la vivieron. Me gusta vivir estas diferencias.

Tenemos la noticia de que Velvet se estrena en Francia y en Italia. ¿Qué sientes al ver tu cara recorriendo el continente europeo?
¡¡Wow!! ¡Muchísima ilusión! El otro día vi una secuencia de mí doblada al italiano y me hacía tanta gracia… Yo veía películas de Jean Claude Van Damme. Es un tipo que habla inglés y que le doblan en muchos idiomas y cuando a ti te están doblando también digo: ¡Qué guay! ¡Este es el mundo donde quiero jugar! A mí me encanta la acción, me encanta el tema de los superhéroes… Soy un poco friki en ese sentido. (Risas)

¿Cómo qué superhéroe te podrías ver? ¿Te gustaría interpretar a alguno de ellos? 
Capitán América, Iron Man, Spider–Man… Me gustaría mucho, mucho. Pensar que voy a hacer de alguien que a todo el mundo le gustaría ser.

Y cuando Adrián Lastra interpreta el personaje del verdadero Adrián Lastra, ¿a qué dedica su tiempo?
Ostras… Buena pregunta. A hacer lo que siempre he hecho. Ser como soy, bastante transparente, no tengo muchos filtros, la verdad. Me dedico a estar con mi familia, ir al gimnasio si puedo. Sobre todo estar con mis padres, mis hermanos y mi sobrina.

Vas al gimnasio cuando puedes, pero… con todo este trabajo, ¿sacas tiempo para cuidarte?
Intento sacarlo. Ni me dedico plenamente ni lo dejo apartado.

¿Has interpretado algún papel que te haya sacado los colores más de la cuenta?
Supongo que te referirás a escenas de cama…; fíjate, lo que más nervios me produjo fue en Primos hacer escenas en las que me veía más reflejado a mí mismo. Me ponía nervioso porque me tocó algo de mí que pensaba que estaba apagado.

¿Qué nos dejan ver de tu propia personalidad tus personajes?
Todos los personajes que siempre he interpretado tienen mucha bondad, muy tiernos, vulnerables… Y es cierto que yo tengo mucho de esa parte. Yo no puedo decir que soy bondadoso porque quedaría fatal, pero lo dicen mis padres y mis amigos. (Risas)

Y de entre todos, ¿con cuál te has sentido más a gusto?
Todos tenían muchísima magia. Pero me quedo con lo que cambió mi vida a nivel personal y profesional, mi personaje en Primos, y con el personaje de Colate en Hoy No Me Puedo Levantar.

¿Dónde podemos encontrar a Adrián Lastra cuando no quiere que nadie le encuentre?
En mi casa. Hoy por hoy soy bastante casero. Aunque cuando llevo tres días metido necesito salir a la calle y hacer amigos. Muchas veces me voy solo a tomar una cerveza, me encuentro con alguien y al final me lio y nos dan las cuatro de la mañana. En esos momentos digo: Son las cuatro de la mañana, no te conozco de nada y llevamos horas de risas. ¡Me encanta!

¿La gente te reconoce por la calle?
Sí, sobre todo desde Primos. Ahora con Velvet también mucho.

¿Y cómo lo llevas?
Bien, es muy gratificante. Al fin y al cabo están reconociendo tu trabajo. Depende de la hora que sea y de los modos con que te vengan, porque hay veces que he estado cenando por ahí con mi familia, discutiendo un tema complicado y algunas personas no lo entienden. Aunque sé que es porque me meto en su casa todos los martes, soy como una parte de ellos. La gente lo entiende así, me ven como un amigo.

¿Qué cuesta más hacerte reír o llorar con las historias? 
Yo soy más sensible que el día de la madre… Con ambas cosas, con la risa y el drama. Lloro con nada, incluso con una película que no tenga nada de drama. Vi una hace poco, Acero Puro. El final fue súper épico y me pegué una “pechá” a llorar con uno de mis mejores amigos… Todos mis amigos son muy llorones pero yo soy de los que más.

Y alterando el orden de los factores, ¿qué te resulta más difícil que la gente se ría o llore con tus interpretaciones? 
La comedia se me da bastante bien porque la gente lo recibe muy bien. La gente se ríe mucho conmigo, es verdad. Pero en el drama, ahora en Velvet, que son cosas tiernas, escucho que la gente llora mucho conmigo. La gente recibe lo que intento expresar, sea la risa o el drama.

¿Te gusta cuando te ves en la ficción? 
Ahora no me molesta. Pero en su día no me gustaba porque tenía muchos problemas de dicción y odiaba verme. Sigo viéndolo con el ceño fruncido y pensando, “Ay, esto no.” (Risas)

Ponnos al día sobre tus futuros proyectos…
Ahora estoy inmerso en el rodaje de Velvet y en unos proyectos que tengo para el año que viene. También estoy preparando el rodaje de dos películas: El Club De Los Infieles y De Chica En Chica.

Ahora que llegan los Reyes, eres más de regalar o de que te regalen? Mójate… ¿Cuál es el peor regalo que te han hecho nunca?
Soy más de regalar por hacer feliz a otras personas. Yo quería de pequeño un coche teledirigido y siempre se lo pedía a los Reyes pero nunca llegaba el que les decía. Ese fue el peor regalo.

¿Y al final llegó?
¡Sí! ¡¡Llegó!!

-IMÁGENES-


 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario