miércoles, 27 de mayo de 2015

Nueva entrevista para la revista DIEZ MINUTOS (Nº 3328)

¡Hola a todos!

Hoy os traigo una nueva entrevista a Adrián, realizada por Rosa Villacastín para la revista DIEZ MINUTOS de esta semana (nº 3328), con motivo del estreno de El discurso del Rey este viernes 29 de mayo.

Os dejo las imágenes junto con la transcripción de la entrevista (por si surgen problemas al visualizar las imágenes).

Para ver las imágenes en grande, pinchad en cada una de ellas.

*Actualizado: nuevas imágenes*


 

- Entrevista -

Pregunta: ¿Qué tiene en común con Jorge VI, al que da vida en "El discurso del rey"?
Adrián: Nada porque yo, por suerte, no tengo los traumas que él tenía, pero no así en lo físico. De hecho, en la primera reunión que tuve con Magüi Mira, mi directora, al enseñarme una foto suya, no pude por menos que sorprenderme del parecido que tenemos, sobre todo en la cara y el cuerpo.

P.: ¿Le ha costado meterse en la mente de un tartamudo?
A.: Sí, precisamente por lo alejado que está de lo que yo soy, lo que supone todo un reto para mí, ya que este hombre no era capaz de pronunciar una frase entera, y eso tiene un peligro, y es que te vayas a la comedia. Lo estamos trabajando mucho para evitar que eso ocurra.

P.: En la obra es vital el logopeda. ¿Quién le ha ayudado a Usted?
A.: Mi familia sobre todo, salvo cuando empecé a cantar, que tuve una profesora, Victoria Manso, que fue para mí lo que el logopeda para el rey porque fue la que empezó a guiarme. Pero independientemente de eso, a mí quienes más me han enseñado y ayudado han sido mis padres.

P.: ¿Qué le dijeron cuando les contó que quería ser cantante?
A.: Cuando yo hice la primera prueba para "Un paso adelante", no lo olvidaré, repasaba el texto con mi madre, que me decía que nunca dejara de cantar porque era mi vocación. Ahora flipan. En ese aspecto mi madre es un poco visionaria porque se adelanta a pronosticarme cosas. Me da miedo porque ahora me dice que me ve viviendo en el extranjero.

P.: ¿Entre sus metas estaba ser famoso?
A.: Para nada. Mi meta era saber si podía cantar delante del público. Lo hice, con nervios, pero lo hice. Lo siguiente fue interpretar, y también lo he logrado, pero nunca pensé en el éxito o en ser famoso.

P.: Vive un momento dulce.
A.: Sí, pero yo no soy una persona que haya cambiado de personalidad, he cambiado a nivel interpretativo en función de los personajes que hago, pero me ha costado tanto llegar donde estoy que no es fácil que pierda la cabeza. A mí nunca me han regalado nada, Rosa, nada.

*Pinchad en "Más información" para leer la entrevista completa*


P.: ¿Qué ha sido lo más difícil?
A.: Que de las 50 veces que fui a hacer un "casting" 47 me dijeran que no. La mayor catástrofe la viví con trece años, cuando, después de estar ensayando una obra durante catorce días, me dijeran que no servía para esto y me echaron del espectáculo. Fue un cambio porque en esos momentos te sientes derrotado, no sabes qué hacer.

P.: Pero usted siguió adelante.
A.: Por supuesto que seguí cantando con La década prodigiosa hasta que me llevó "Hoy no me puedo levantar". Son momento duros pero hay que seguir intentándolo, porque de lo contrario nunca sabrás si vales o no.

P.: ¿Recuerda su primer sueldo?
A.: No se me olvidará en mi vida: 1.800 euros con 18 años. Era mucho dinero, pero hay que tener en cuenta que esta profesión es así, hoy ganas mucho pero después te puedes pasar meses o años sin hacer nada y sin cobrar. Y nosotros somos una familia de gente trabajadora, muy humilde, con unos padres que han luchado mucho para sacarnos adelante.

P.: ¿Esas vivencias le han ayudado a mantener los pies en el suelo?
A.: Para mí lo importante es que me llamen para hacer una obra como "El discurso del rey" en el Teatro Español de Madrid, que es el templo del teatro. Lo de ir a fiestas, que te pongan un traje de marca, te suban a la alfombra roja... no puede hacerte perder la cabeza porque mucha gente de la que te encuentras en esos sitios después lleva meses sin trabajar, y eso es muy triste.

P.: ¿Qué le ha enseñado vivir en un barrio como Palomeras (Vallecas)?
A.: A sacarme las castañas del fuego porque en esos barrios cuesta mucho llegar a fin de mes para poder comer. Yo empecé a currar con catorce años de buceados y, cuando me daban una peseta por un papel, alucinaba. Luego, cuando te dicen que has tenido mucha suerte por estar donde estás, yo les contesto: "Cuidado, yo me lo he currado mucho, todo por hacer lo que quería, pero ha sido duro".

P.: Tiene 31 años y no deja de trabajar.
A.: El consejo que suelo dar a quienes me preguntan es que nunca hay que darse por vencido. Yo tengo la ambición de querer aprender, por eso, cuando en enero me llama Dani Rovira para hacer un solo de claqué en la fiesta de los Goya, yo no tenía ni idea, pero como era un reto para los dos, nos lo curramos durante mes y medio, y gracias a Dios salió bien.

P.: En los Goya se vio que hay un cambio generacional importante.
A.: Lo hay, y es lógico que así sea, pero para mí el referente es José Sacristán, al que adoro y admiro. Difícilmente podrá ser sustituido por nadie porque ha crecido en este oficio, y pese a sus años no para de currar. Es un ejemplo de humanidad, de esfuerzo, de ética, de muchas cosas.

P.: ¿"El discurso del rey" puede ser un punto de inflexión en su carrera?
A.: Eso dice Paloma (Juanes), mi representante. Quizá con esta obra dejen de verme como un cómico, porque el texto es muy interesante. Yo sólo quiero que me miren como Adri, no como Adrián Lastra, el actor.

P.: Ha dicho que las series se juzgan por las audiencias y no por el trabajo.
A.: Y me reafirmo porque hay trabajos estupendos de actores y de actrices que pasan desapercibidos porque la serie no ha funcionado. Una de mis series favoritas, además de "Velvet", es "El Príncipe" porque es una obra de arte. A mí no me gusta que digan que somos competidores, me gusta que digan que somos compañeros.

P.: ¿Cómo le influye su novia, Sara?
A.: Cuando encuentras a una persona tan luchadora, tan admirable, tanto en lo profesional como en lo personal, a la que admiras, lógicamente, tiene que influir en tu vida. Yo no paro de dar las gracias a quien sea por ponerme a mi lado a una persona como Sara, que me ayuda y anima.

P.: Y a la que le une el arte y la danza.
A.: Además. Lo difícil en profesiones como las nuestras es entender al otro, entender su trabajo, sus horarios, por eso es fundamental la confianza y la admiración en cualquier relación.

Fuente capturas: Adrián Lastra World
Entrevista de Rosa Villacastín para Diez Minutos

No hay comentarios:

Publicar un comentario