jueves, 4 de junio de 2015

Entrevista publicada en la revista TEATROS de Junio (Nº 155)

¡Hola a todos!

Desde el estreno de la obra El discurso del Rey, no paran de salir nuevas entrevistas y reportajes sobre Adrián o la obra ;) Así que.. hoy os traigo una entrevista nueva realizada por la revista TEATROS en su número de junio (nº 155).

¡Merece la pena leerla!


- Entrevista -

Pregunta: ¿Qué desprende "El discurso del rey"?
Adrián: Una lucha por el ser lo que no quieres ser. Tú naces para ser algo, pero no eliges la familia que te toca, como la pasa a Jorge VI y te toca ser rey porque está impuesto en tu sangre. Jorge VI tuvo muchos problemas porque él nació supuestamente para no ser rey, para ser una segunda opción. Lo que pasa es que él no se quiere dar cuenta hasta que, por narices, le toca hacer lo que nunca quiso.

P.: Háblenos de su personaje: quién y cómo es él.
A.: Jorge VI era un hombre muy tímido, bastante traumatizado por los problemas que tuvo, porque su tartamudez no es un problema fonológico sino psicológico que viene de traumas infantiles por sus niñeras, su hermano... pero sobre todo su padre, que le machacaba en todo momento, con cosas como nacer zurdo y tener que escribir con la mano derecha, o nacer con las piernas un poco arqueadas y tener que llevar células de metal durante no sé cuántos años. Son todas situaciones traumáticas las que ha vivido este hombre. Su único buen refugio es su mujer, en la que encuentra una persona normal y corriente a la que le da mucho amor, una mujer que no se fija nunca en su tartamudez sino en cómo es él. Sin barreras, sin filtros. Solo con ella, él puede expresarse y contar cuentos y cantar canciones sin tartamudear ni una sola palabra.

P.: La cualidad que más admira de su personaje es...
A.: ¡La valentía que tiene! Y fíjate que es algo bastante contradictorio lo que digo, porque no se enfrenta a muchas situaciones que debería enfrentar en la vida, pero cuando lo hace, se enfrenta con todas. Es un hombre que llevaba 31 años luchando con un problema vocal y esa valentía de enfrentarse a un logopeda que te hace preguntas personales cuando, siendo de la realeza, no estás acostumbrado ni a que te miren a los ojos... Él piensa: "voy a echarle cojones y voy a coger la sartén por el mango, que es lo que me toca. Me tengo que enfrentar porque no me quedan más narices. Ésta es mi vida y la tengo que vivir porque me la han impuesto". Por mucho que tenga miedo, tiene algo de guerrero y no quiere sufrir más. Demasiado está sufriendo como para que le hagan sufrir los demás.

P.: Conocemos el gran éxito de la película, pero esta es la primera vez que veremos esta historia sobre las tablas. ¿Qué diferencias vamos a apreciar en esta adaptación teatral?
A.: La mayor diferencia es a nivel escenográfico, ya que no podemos reproducir la historia de la película en un teatro, sería imposible. Nuestra adaptación es un poco 'shakespeariana' en el sentido de que no trabajamos con escenografía, sino con espacio escénico, con luces, seis sillas y un trono. A partir de ahí contamos una historia que es una carrera de fondo a nivel emocional, porque sales y entras de escena tan solo con un cambio de luz. Los 6 personajes estamos permanentemente en escena. No somos tanto el perfil real de la película, sino el perfil de la realidad de la historia de la familia inglesa. Y cuando Magüi me enseñó una foto del auténtico Jorge VI, me asusté, llamé a mi padre y le dije: papá, ¿tú tienes sangre inglesa? ¡Soy igualito a él! Coincidencia pura y da la casualidad de que todos los del elenco nos parecemos mucho a nuestros personajes.

P.: Nadie debería perderse "El discurso del rey" porque...
A.: Por el texto, por la historia que es súper potente y todo el mundo la conoce. Quien no ha visto al película, sabe que la reina Isabel de Inglaterra es la hija de Jorge VI. Es una historia que no va a la frialdad sino al corazón y al alma de las personas. Estamos contando la historia bastante difícil de un hombre que no lo pasa bien y no quiere ser lo que tiene que ser, algo que nos pasa muchas veces a todos.

P.: Conocemos tus trabajos en todos los medios escénicos, pero ¿cuál es ese papel inolvidable por el que más le siguen reconociendo el público por la calle?
A.: Hoy por hoy, Pedro, que es mi personaje en galerías "Velvet".

P.: ¿Y ese proyecto profesional que supuso un antes y un después para su carrera y su vida?
A.: La película "Primos" de Daniel Sánchez Arévalo. A la gente le caló mucho, igual que a mí personalmente y, profesionalmente, me hizo pegar un salto bastante gordo. Además con un personaje como es José Miguel, que se distancia bastante de lo que pueda ser yo. Y, a nivel teatral, con Colate de "Hoy no me puedo levantar", que me cambió la vida. Tener la oportunidad de subirte a un escenario y protagonizar una historia de la que todo el mundo hablaba... eso te cambia personalmente y te hace adquirir una madurez y una responsabilidad en un momento en el que tenía 21 años, no tenía tablas ¡y venía de la nada al fin y al cabo, de buscarme la vida" Esa oportunidad te cambia, aunque yo sigo siendo el mismo chaval tonto de cuando tenía 15 o 18 años y vivía en Vallecas.

P.: ¿Dónde podemos verle actual y próximamente?
A.: En "Velvet", que estamos rodando la tercera temporada y, cuando llegue el parón de la serie y el de la gira de "El discurso del rey", empezaré a rodar una película de terror que se llama "Noctem" con Marcos Cabotá, el director de "Amigos", junto a Álex González. Es una especie de falso documental de la vida de dos actores a los que les pasan cosas paranormales.

P.: Un deseo personal por cumplir
A.: ¡Que la vida me vaya como me va ahora! Con tener trabajo, la familia que tengo, la pareja que tengo y, sobre todo, los amigos que tengo, ya lo tengo todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario