sábado, 13 de junio de 2015

Entrevista realizada por la revista GODOT (Junio)

¡Hola a todos!

Hoy os tengo una nueva entrevista a Adrián realizada por la revista GODOT con motivo del pasado estreno de El discurso del Rey. Durante dicha entrevista, Adri habla sobre la obra anteriormente mencionada, su papel en ella y mucho más ;)

Podéis leerla también a través de la propia página web de la revista, pinchando AQUÍ.

Para ver la imagen en tamaño grande, pinchad sobre ella:

- Entrevista -

Pregunta: ¿Qué puedes decirnos de esta historia llena de superación?
Adrián: Aparte de la historia preciosa que escribió Seidler de Jorge VI, lo que me gusta de esta obra es el modo en que muestra la importancia de la amistad y la valentía en la vida de una persona. Una valentía que, en este caso, cambia la historia de una nación entera. Si Jorge VI no hubiera tenido esa relación con Lionel posiblemente no hubiese reinado, y a lo mejor estaríamos haciendo esta entrevista en alemán.

P.: Tu primera actuación alejada del teatro musical y te estrenas en el Teatro Español...
A.: Es un templo. Lo hablaba el otro día con José Sacristán y me decía que salir al escenario y ver todo lleno es una maravilla. Espero que funcione y poder experimentarlo, pero prefiero no tener demasiadas expectativas, porque cuando uno se pone el listón muy alto, si las cosas no salen como esperaba, la caída es más grande.

P.: ¿Te impone también que la película recibiera cuatro premios Oscar?
A.: No me fijo en lo que hicieron en la película porque en teatro se trabaja de otra forma. Las reglas son las mismas, las de la interpretación, pero no es lo mismo trabajar con una cámara frente a ti y expresar con una mirada, que expresar una emoción ante 600 o 700 personas, sabiendo que cada susurro tiene que llegar a la última fila. Para mí eso es lo difícil. Además, en mi caso, compararme con Colin Firth es imposible. No tengo su carrera artística, ni su carrera personal, él es mayor que yo y lo que hizo es una obra de arte. Lo único que no cambia es que narramos la misma historia. 

P.: Y qué historia... La del rey Jorge VI y la de David Seidler, el guionista.
A.: Fantástica. Seidler era tartamudo y un gran admirador de Jorge VI. En esta obra hay un montón de guiños hacia los problemas vocales: Churchill que tenía problemas de frenillo; hablan de Hitler no solo como figura político, sino de las dificultades que tuvo de pequeño con el habla. Era un hombre que estaba obsesionado con esta historia, la escribió y presentó el guión a la Familia Real, pero le dijeron que hasta que la Reina Madre no muriera no podía grabarla. Y esperaron, pero casi se muere Seidler antes.

P.: La voz es una gran herramienta de trabajo para un actor.
A.: Yo creo que al final para todo el mundo. Con voz es más fácil comunicarse, pero la gente que tiene ese problema... Hoy he recibido un mensaje de la Fundación Española de la Tartamudez en el que me decían que están todos contentos de que se represente una obra que hable de la historia de un tipo tartamudo. Además, en ningún momento se falta al respeto a las personas con este problema, en todo caso ofrece una visión positiva de lucha, de valentía y superación.

P.: ¿Cómo ha sido trabajar con una grande como es Magüi Mira?
A.: Al principio impacta por quién es, pero intento no achicarme, sino aprender de una persona que tiene una vida profesional tan impactante. Las propuestas de Magüi son tan arriesgadas la mayoría de las veces... En este caso lo complicado es la escenografía, porque no hay. Entras y sales de las escenas solo con transiciones de luz. En cada transición puedes dar salto en el tiempo de tres o cuatro años, trasladarte a otro lugar, cambiar de actitud, de forma y eso es un reto. Además no jugamos con el vestuario para expresar emociones.

P.: Un buen trabajo de desnudez actoral...
A.: Totalmente. Trabajas con la nada, solo con luces y con el compañero que tengas delante, que por suerte tenemos un reparto maravilloso.

P.: ¿Cómo ha sido la relación con Roberto Álvarez?
A.: No nos conocíamos de nada, pero personalmente hemos encajado de maravilla. La historia sin embargo, como la gente habrá visto, no empieza con una relación demasiado buena, ninguna pieza encaja. Hasta el final la balanza no se equilibra y se muestra la verdadera unión que hay entre ambos.

P.: ¿Cómo has trabajado tu personaje?
A.: Basándome en hechos históricos. He visto cosas de cómo era Jorge VI, pero lo que más me impactó fue una foto de Jorge VI, cuando tenía 31 años, la edad que tengo yo, nos parecemos una barbaridad. Pero sobre todo lo he trabajado desde la intuición. Yo no tengo sangre británica, no estamos en Inglaterra, al final esto es otro punto de vista. Lo cierto es que se trabaja con mucha ternura, la ternura con una persona con muchos miedos, que no es capaz de mirar a un hombre a la cara porque sabe que no va a ser capaz ni de decir cómo estás. Pero se trata de un personaje con el que tengo tan pocas cosas en común que lo estoy alejando totalmente. Puedo tener ternura, pero no tengo esos miedos ni esos problemas del habla.

P.: Un reto pero supongo que también un regalo interpretar un personaje con tantos matices que se aleja de lo cómico.
A.: Es un regalo porque los actores somos como abanicos, y lo maravilloso es intentar abrir el abanico del todo.

Fuente de la entrevista: Revista GODOT

No hay comentarios:

Publicar un comentario