miércoles, 16 de marzo de 2016

Nueva entrevista en la revista "Estar VITAL" (Número de marzo)

¡Hola a todos!

Os dejo por aquí la nueva entrevista de Adrián para la revista Estar VITAL para su edición de marzo 2016 (número 100). 

En esta entrevista, podréis conocer un poco más sobre el proceso de preparación hasta meterse en la piel del Rey Jorge VI para El discurso del rey y mucho más... ¡Merece la pena leerla! ;)

Vital: Te acaban de otorgar el Premio Ercilla de teatro, ¿qué ha significado para ti?
Adrián: Siempre es un regalo que te galardonen, porque para mí un premio es una palmadita en la espalda. Además, es un galardón que está muy bien valorado en la profesión. Siento felicidad pura sabiendo que esta es mi primera obra de teatro. Es un regalo bastante grande.

V.: Estás de gira con la obra de teatro El discurso del Rey, un papel de gran reto interpretativo donde los haya, ¿cómo llegó este papel hasta ti?
A.: Me llegó con una llamada de mi representante diciendo que Magüi Mira quería tener una reunión conmigo para ofrecerme el papel de logopeda. Pero yo para este papel me veía demasiado joven y no entendía nada. Y cuando tuve la reunión con ella, le dije, "todo esto es muy extraño porque yo no me veo de logopeda". Y ella me dijo, " no no, si tú vas a ser el Rey", y al principio me quedé bloqueado. Por un momento, pensé: me acaban de ofrecer este papel y me puse muy nervioso. Tuve que decirle: Magüi, no me pongo ahora mismo a llorar delante tuya porque vas a decir "qué tío más sensible", pero fue impactante la verdad.

V.: ¿Comentaste en un programa que te metiste tanto en el papel que un día perdiste la voz?
A.: No soy de las personas que se mete en el personaje y quiere vivirlo al cien por cien, aunque hay algunos compañeros que me dicen que sí. No creo que pierda la cabeza, sé distinguir entre el personaje y la vida real. Pero yo necesitaba trabajar realmente la tartamudez y sentir cómo era, me puse a tartamudear las cuatro horas del ensayo y sufrí un bloqueo muy grande. Estuve media hora o cuarenta minutos sin poder salir de esa tartamudez. Me costaba mucho, estaba ya en un taxi llamé a mi madre por teléfono y ella hacía de logopeda, me tranquilizaba, "Adrián tienes que respirar", y no conseguía decir ni una palabra.

*Para leer el resto de la entrevista, pinchad en "Más información"*


V.: ¿Y esto que te ocurrió, no te da miedo, no te da pavor?
A.: No, de hecho, muchos espectadores están viendo la función y al salir te dicen que tienen medio a tartamudear cuando salgan. Todo el mundo titubea cuando habla, y creo que es normal, porque es una corrección de lo que vas a decir, no te quieres equivocar y corriges. No es un problema fonológico, ni psicológico. Cuando hablamos de la tartamudez, hablamos de otra cosa. Yo sabía que no me iba a quedar así toda la vida.

V.: El Rey, tu personaje, es un ejemplo de que la tenacidad y la fe en uno mismo hace que uno consiga lo que se proponga. ¿Podría ser tu máxima?
A.: Siempre lo he dicho, tú eres el único que te puedes decir 'sí puedo'. La última palabra la tienes tú. Por mucho que la gente te diga "no vas a poder hacerlo". Por ejemplo, era el propio Rey el que se decía a sí mismo "no puedo, no puedo" por un bloqueo, por un trauma que tenía de su pasado, hasta que finalmente dice, "sí, voy a poder".

V.: ¿Y a ti te ha pasado esto en tu vida? ¿Te han dicho "esto no es lo tuyo" y tú has seguido?
A.: Obstáculos deben existir para aprender y, por suerte o por desgracia, yo he tenido muchos obstáculos en la vida, tanto personales, como profesionales. Y en mi trabajo me han dicho infinitas veces que "no". Pero da igual porque por muchas veces que me digan que no, esa opinión no va a ser más grande que la mía. Me da igual que en una crítica o en un casting me digan, "no puedes", "no sabes", "no das la talla". Yo creo que las opiniones son subjetivas y tú tienes una opinión sobre mí, pero mejor que yo no me conoce nadie. Esto es una premisa para toda persona en general, no para mí.

V.: ¿Crees que El discurso del Rey se merece un Max de teatro, o tienes una dura competencia este año?
A.: Han hecho un magnífico trabajo todos mis compañeros, todo el equipo, aunque nunca se trabaja para tener un premio. Yo me dedico a contar historias, a ser un niño, a jugar.

V.: ¿Qué valores de este Rey deberían copiar los políticos de hoy en día, y la población en general?
A.: La honestidad en uno mismo, si no te puedes hacer cargo de algo, no lo hagas. El pueblo quiere ver a una persona con la que se sienta identificada y que luche de verdad por tus valores, por tus ideales. Escuchar y dar.

V.: Teatro, musicales, cine, series... ¿Sientes que ahora es tu momento?
A.: Para mí siempre ha sido mi momento: mi momento fue cuando me dejaron subirme a un escenario, y poco a poco he ido consiguiendo cosas. Y los primeros acordes de Hoy no me puedo levantar, que era mi primer trabajo profesional. Yo ahí, subido en el escenario, con cientos de personas y mi familia viéndome. Ese era mi momento y ahí no era conocido, no tenía una serie, no había hecho cine.

V.: Todo empezó viendo Operación Triunfo, ¿qué te contagió o transmitió ese programa que para que vieras clara tu vocación?
A.: A mí ese programa me dio la oportunidad de descubrir que me gustaba cantar. Y luego resultó que se me daba bien, o no lo hacía mal.

V.: ¿Tus padres lo vieron claro desde el primer momento?, ¿te apoyaron en la decisión?
A.: Sí, siempre me han apoyado, excepto cuando hice el primer casting de interpretación para Un paso adelante. No se me olvidará en mi vida. Tenía 17 años y mi madre me decía: "Adrián tú no dejes nunca la canción, porque como actor eres malísimo", con toda la razón del mundo. Cuando interpretaba ponía acento sudamericano y era extraño, pero poco a poco fui aprendiendo y me llegó el papel de mi vida, el de Colate en Hoy no me puedo levantar.

V.: Eres de Vallecas, Palomeras, una zona donde sus calles tienen nombre de poetas y escritores como Pablo Neruda, eso inspira. ¿Qué recuerdas de tu infancia?
A.: Es mi infancia y mi presente, porque allí vive mi familia, mis amigos, "los chaches". Y yo voy cada semana. Es mi casa, es mi hogar, es mi todo, mis recuerdos, cuando yo jugaba al fútbol... Y es un barrio que, antiguamente, tuvo sus complicaciones. Era un barrio difícil, que tenías que tener cuidado con la línea que cogías.

V.: El público en general piensa que es una profesión creativa, llena de glamour... ¿Es oro todo lo que reluce?
A.: Es una pregunta bastante fácil de contestar. No es oro todo lo que reluce, de hecho, en la famosa alfombra roja, una actriz dijo: "que me llamen para trabajar, que yo quiero trabajar y necesito comer".

V.: Eres de los que cantas en la ducha... ¿Cómo cuidas tu voz? Porque sé que el día a día en un musical es un esfuerzo bárbaro.
A.: Claro, que se lo digan a mi chica si canto en la ducha, al principio me daba vergüenza, pero ahora puedo montar un concierto.

V.: ¿Y cómo cuidas tu voz?, que sé que los musicales son muy duros.
A.: Ahora mismo he vuelto a tomar clases de canto, voy con el profesor José Sepúlveda, que es una maravilla. Ya fui en su día, porque cuando trabajas en musicales se te quedan vicios, y tienes que limpiar.

V.: Dicen siempre que es muy importante tener un gran apoyo emocional para conseguir lo que uno se propone en la vida. ¿En tu caso quiénes son?
A.: Mi familia real, papá, mamá, mi hermano, mi hermana, mi sobrina, mi sobrino nuevo, mis amigos de toda la vida, que son "mis chaches", y está claro que mi pareja, que está conmigo todos los días.

V.: ¿Cómo te cuidas, qué tipo de ejercicio haces?
A.: No entreno mucho, porque tengo un cuerpo bastante agradecido. Entro un día a la semana o un día cada dos semanas. Realizo mantenimiento, ejercicios de resistencia, fuerza, trabajo metabólico, gimnasia artística o calistenia. Me gusta trabajar como los gimnastas, mucha técnica.

V.: ¿Cuál es la mejor manera de estar en forma y de cuidar la salud, o cómo lo haces tú?
A.: Yo no bebo, bueno me encanta la cerveza pero no me exceso, no fumo. La alimentación no la cuido, no sé hacerlo, hasta que mi cuerpo diga basta. Como lo que sea, mucha comida basta, que no es sano.

V.: ¿Y cómo cuidas tu alma, para que permanezca intacta ante las vicisitudes de la vida?
A.: Con paciencia, hablando con ella misma, diciendo: no hagas caso, haciendo un doble triángulo con un triple círculo en mi estómago para que no entre ninguna energía que me pueda desbaratar. Pero mientras esté bien emocionalmente, tenga salud, trabajo, pareja, familia y amigos, tengo un montón de sitios a donde agarrarme.

V.: ¿Y vías de escape cuando el mundo se te echa encima?
A.: Hay veces que el mundo se te echa encima y no puedes escapar, pero no queda más remedio que levantarte. Hay que tomárselo de la mejor forma.

V.: ¿Qué proyectos tienes a la vista?
A.: Empezar a rodar la cuarta temporada de Velvet, seguir con la gira de El discurso del Rey, y el estreno de la película Noctem, una película de terror de Marcos Cabotá, con ganas de que la gente vea lo que nos pasó.

Fuente Revista VITAL | Transcripción Adrián Lastra World

No hay comentarios:

Publicar un comentario